Un componente químico en los productos de protección solar se transforma en carcinógeno

El octocrileno en los productos de protección solar se transforma en carcinógeno

CLIFFORD, VA, UNITED STATES, March 8, 2021 /EINPresswire.com/ — Un ingrediente habitual de protección solar y cremas antienvejecimiento, el octocrileno, se degrada a una sustancia química tóxica que es un carcinógeno y disruptor endocrino conocido.

El octocrileno se degrada naturalmente en la sustancia química, benzofenona, en más de una docena de productos de uso habitual, como lo demuestra un estudio publicado en la revista Chemical Research in Toxicology, realizado por investigadores franceses de la Universidad de la Sorbona y estadounidenses del Laboratorio Ambiental Haereticus. La concentración de benzofenona en los productos aumenta rápidamente a medida que el producto envejece.

Tanto el octocrileno como la benzofenona se absorben fácilmente en la piel. La absorción dérmica de benzofenona en el cuerpo puede exceder el 70%, según estudios tópicos realizados por el profesor Howard Maibach y sus colegas en la década de 1990, un fuerte argumento a favor de la prohibición de esta sustancia química en perfumes y otros productos tópicos.

Según el Registro Federal de EE. UU. Del 26 de febrero de 2019, el octocrylene no ha cumplido con los criterios de seguridad o eficacia de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA), Los estudios científicos indican que puede actuar como un tóxico para la reproducción, así como disruptor metabólico y endocrino. El hecho de que los productos que contienen octocrileno estén contaminados por benzofenona cuestiona la seguridad general de estos productos para uso público.

En estudios con modelos de mamíferos, la exposición a benzofenona dio lugar rápidamente a cánceres de hígado y linfomas. La benzofenona puede actuar como foto-mutágeno; en presencia de luz, aumenta la tasa de lesiones del ADN, incrementando en consecuencia el riesgo de cáncer de piel.

La benzofenona también es un disruptor endocrino que afecta la función tiroidea, además de inducir actividad antiandrogénica, retrasa el desarrollo testicular y causa dificultades anatómicas en los órganos reproductores femeninos.

Tanto en los casos judiciales como en las fichas técnicas de los productos, la industria ha admitido que sus productos de octocrileno pueden estar contaminados con benzofenona.

El octocrileno se puede eliminar de las formulaciones de productos para el cuidado personal. “Es un desafío formular protectores solares eficaces y estéticamente agradables sin utilizar productos químicos, algunos de ellos conocidos disruptores endocrinos, pero se puede lograr” señaló Autumn Blum, CEO de Stream2Sea. "Es posible que los principales fabricantes y proveedores de ingredientes puedan prestar atención a la ciencia que muestra claramente el peligro. Es conocido que la industria necesita invertir en innovación para desarrollar productos que sean seguros para los consumidores y el medio ambiente".

El octocrileno se ha prohibido en los productos de protección solar en lugares como las Islas Vírgenes de los EEUU y la República de las Islas Marshall, y el primer país en prohibirlo fue la República de Palau. El presidente Tommy Remengesau, Jr., quien firmó la prohibición, declaró: “Palau identificó una amenaza ambiental emergente que está ligada de manera única al turismo: el uso de protector solar en actividades recreativas al aire libre. La gobernanza preventiva de estos productos químicos y otros contaminantes de preocupación emergente (CEC) no es solo una buena política, sino también una manifestación de un paradigma tradicional de gestión de la conservación del Pacífico. Se deberían exigir estudios intensivos e independientes sobre la seguridad de todos los productos químicos utilizados en los productos para el cuidado personal, y la investigación como ésta fortalece aún más ese imperativo. La ciencia tiene que ser lo primero, sinó no podemos apostar por la salud ambiental”.

El octocrileno puede actuar como un tóxico metabólico en los corales, disminuyendo potencialmente la resistencia de los arrecifes de coral al cambio climático. Los herbicidas a menudo pueden inducir el blanqueamiento de coral. Monsanto Chemical Company patentó la benzofenona como herbicida en 1954.

La Dra. Silvia Díaz Cruz, científica ambiental del Consejo Superior de Investigaciones (CSIC-IDAEA) de España que estudia desde hace años la contaminación de los protectores solares, afirma: “La contaminación por octocrileno es yun problema global; se produce en los flujos de hielo y las costas de la Antártida,hacia los arrecifes de coral en los océanos Pacífico y Atlántico. El octocrileno se encuentra a lo largo de la costa mediterránea, en nuestros mariscos y animales marinos, algunos en peligro de extinción, como ciertas tortugas y delfines.”

Craig Downs
Haereticus Environmental Laboratory
info@haereticus-lab.org
Visit us on social media:
Facebook


Source: EIN Presswire